martes, 28 de julio de 2009

.

Un día como cualquiera:

Miguel: Fernando, ¿qué hace esa botella ahí tirada?
Yo: Meh, de ahí la bajo.
Miguel: ¿Si estás en la calle? ¿La dejas ahí tirada en cualquier sitio?
Yo: No. La pongo en mi mochila.
Miguel: ¿Entonces? ¿Por qué no la dejas en otro sitio? ¿Qué te cuesta botarla?
Yo: Aw, nono ¿Y tú? Tú dejabas tus tazas aquí y nunca las bajabas.
Miguel: *sin respuesta*

Está bien, hermano. No te preocupes. Pero la próxima vez no critiques mis formas de dejar mis cositas aquí. Fuera de todas las cosas que has hecho por mí y te agradezco, están tus ropas tiradas en mi cama, los recuerdos de varias tazas que dejabas y que yo bajaba, las hamburguesas de Javier, tu desorden, tus prejuicios y tus estereotipos sobre personas como mis amigos.
No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho
Punto. No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho No hay derecho

1 comentario:

  1. jajaja xD mi hermana y yo paramos discutiendo,pero sl final la hago entrar en razon de las cosas que hace mal...
    saluudos

    ResponderEliminar